miércoles, 14 de noviembre de 2007

Artículo de Steinsleger

Un texto absolutamente genial de José Steinsleger. Ante esto el reyecito de España queda desnudo. El reyecito estará pensando que todavía vivimos en el siglo XVI.


José Steinsleger


España: edicto real

Yo, Juan Carlos I de Borbón, rey de España, de Castilla, de León, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Menoria, de Jaén, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, y de las Islas y Tierra Firme del Mar Océano…
Yo, chozno de Fernando VII (1808/1813-33), injustamente apodado El felón por haber tramado el envenenamiento de sus padres para ceñir sobre su testa contrahecha la corona que en Bayona vendió por un duro al Gran Corso, mientras el pueblo se desangraba en su nombre…
Yo, archiduque de Austria, duque de Borgoña, Brabante, Milán, Atenas y Neopatria; conde de Habsburgo, Flandes, el Tirol, el Rosellón y Barcelona; señor de Vizcaya y Molina; rey de Hungría, Dalmacia y Croacia; duque de Limburgo, Lotaringia, Luxemburgo, Güeldres, Estiria, Carniola, Carintia y Würtemburg…
Yo, tataranieto de Isabel II (1833-68), quien junto con Inglaterra y Francia tomó el puerto de Veracruz en garantía del pago por deudas contraídas en las guerras civiles de México (1861), y que luego invadió las islas Chinchas de Perú (1863), y luego se anexionó República Dominicana (1861-65), y luego sometió a cruel bombardeo los puertos de El Callao (Perú) y Valparaíso (Chile, 1865-71).
Yo, Landgrave de Alsacia; príncipe de Suabia; conde de Artois, Borgoña Palatinado, Hainaut, Namur, Gorizia, Ferrete y Kyburgo; marqués de Oristán y Gociano; Margrave del Sacro Imperio Romano y Burgau; señor de Frisia, Salins, Malinas, la Marca Eslovena, Pordenone y Trípoli…
Yo, bisnieto de Alfonso XII, El pacificador (1875-85), hijo de la anterior y de su primo el príncipe Francisco de Asís y no, como se dice, del capitán Enrique Puig Moltó; invasor de Haití junto con Estados Unidos, Francia e Inglaterra (1871 y 1883), quien fue sorprendido en su buena fe en la Plaza de la Cebada cuando unas mozas que lo vitoreaban le espetaron ‘¡Mas gritábamos cuando echamos a la puta de tu madre!’…
Yo, capitán general de las Reales Fuerzas Armadas y su comandante supremo; soberano Gran Maestre de la Real y Distinguida Orden de Carlos III; de Isabel La Católica; de las Damas Nobles de María-Luisa; de Alfonso X El sabio; de Montesa, Alcántara, Calatrava y Santiago, así como otras órdenes menores o condecoraciones españolas…
Yo, nieto de Alfonso XIII (1886-1931), hijo póstumo del anterior, que en el día de su boda salvóse de la bomba lanzada a su carroza por el anarquista Mateo Moral (1906); “pacificador” de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Marruecos; pionero del cine pornográfico en el barrio chino de Barcelona; partidario del falangista Primo de Rivera y destronado en 1931 por la chusma de la llamada Segunda República…
Yo, caballero de la Orden de Javier, de la Anunciada, de la Jarretera y del Imperio Británico (desde 1988); Bailio Gran Cruz de Justicia con Collar de la Orden de Constantino y Jorge de Grecia, y Honor y Devoción de la Soberana Orden Militar de Malta; Gran Collar de la Reina de Saba, y la Dinastía Reza de Irán; Gran Cordón de la Orden Suprema del Crisantemo de Japón; Gran Cruz de la Legión de Honor y de la Orden Nacional de Mérito; Premio Félix Houphouet-Boigny Para la Búsqueda de la Paz de la UNESCO…
Yo, hijo de Juan de Borbón y Battenberg, legítimo y eterno candidato al trono, quien murió de tristeza por mi fidelidad al Caudillo y a los Principios del Movimiento Nacional…
Yo, a quien acusaron de traicionar a los golpistas del 23 de febrero de 1981…
Yo, partidario de la incorporación de España a la OTAN por mediación de Washington y mi fiel vasallo Felipe González (1986)...
Yo, beneficiario de un crédito de 100 millones de dólares del príncipe de Kuwait para que los aviones de Estados Unidos puedan aterrizar en nuestro suelo durante la guerra del Golfo (1991)…
Yo, socio de los implicados en el escándalo del banco Ibercorp (1992), que se quedaron con el dinero de centenares de ahorristas...
Yo, señalado junto a mi dilecto José María Aznar co responsable en los negociados de la petrolera francesa Elf (2003)...
Yo, quien tanto hizo por el Grupo Santander Hispano y Repsol a fin de apoderarnos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Argentina...
Yo, amigo de Mario Conde, director del intervenido Banesto y ‘banquero de la monarquía’...
Yo, íntimo del príncipe Zourab Tchokotua, de Georgia, procesado en un tribunal mallorquí por presuntas estafas inmobiliarias...
Yo, incapaz de enfrentar a un novillo pero matador, en 2004, de una osa preñada perteneciente a una especie en extinción a la que mis amigos rumanos emborracharon con vodka y miel para dar en el blanco…
Yo, reunido en esta Capitanía General junto a mi fiel José luis Rodríguez Zapatero y tantos de mis vasallos que, sabiamente, retornan poco a poco al redil de la Madre Patria tras sus locas aventuras libertarias… Yo, el rey, os ordeno, Hugo Chávez, a que te calles en nombre de los principios, la moral, la tolerancia y la decencia de las gentes de razón.
Dado en Santiago de Chile, 10 de noviembre de 2007

1 comentario:

Rafael del Barco Carreras dijo...

AGRAVIOS COMPARATIVOS

O LOS EXTRAÑOS PACTOS EN EL

CASO GRAN TIVIDABO.



Rafael del Barco Carreras



Una de las varias denuncias falsas contra mí, acabó en un juicio en Mataró el 28 de febrero del 2007. Dil. Previas 652/1996 Juzgado nº.3. Los hechos, 1995, una estafa por unos 2.000.000 de pesetas. Tres meses antes no se presentó el único “testigo”, que ni siquiera perjudicado, y sin acusación privada. Tras la orden judicial que de no presentarse se le enviaría la fuerza pública, apareció en la segunda citación, con la excusa de una “enfermedad”. No me recordaba, lógico. Inocente por falta de pruebas.

En el corto sumario había dos peculiaridades extrañas. Una, un escrito de un policía de la cuerda Piqué Vidal, y otra, una declaración de alguien que me situaba constituyendo una sociedad ante Notario cuando yo cumplía en prisión una de mis tres condenas. Una “chapuza” que sumaria en mi decisión de huir en 1998, y por tanto declarado en “busca y captura”. Se me sacaban de encima. Había más denuncias falsas, lo cuento en www.lagrancorrupcion.com con pruebas de su falsedad y sentencias.

Pero a lo que iba, la FISCALÍA pedía tres años, y ante la primera citación sin su y único “testigo” lo lógico hubiera sido modificar conclusiones, y pedir, entonces o antes de empezar el próximo juicio, un pacto de conformidad rebajando la petición. Yo no hubiera aceptado, no estaba dispuesto a aceptar nada que me declaraba culpable, pero era lo corriente en ese tipo de causas. Me querían condenado a los tres años. Los mismos años que pactan para JAVIER DE LA ROSA MARTÍ por 30.000 millones de pesetas, donde además de estafa `podrían añadir tanto delito que los VEINTE AÑOS a que condenaron, por ejemplo, a MARIO CONDE, o los 23 a BRUNA DE QUIJANO el engañado, por su padre Antonio, delegado del Estado en el CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, en el 83, quedarían cortos. De una petición de TRECE AÑOS pasan a tres. ¿Quién tiene tanto Poder para modificar esas conclusiones?. ¿En qué códigos fundamentan tanta arbitrariedad?. ¿Y la Ética, Moral, la simple Decencia o Lógica, no entran en esos planteamientos?, o el tan popular y manido “que dirán” los estafados, la sociedad, los miles de perjudicados por la banda “De la Rosa-Piqué Vidal-Pascual Estevill”… les importa ¡una m…!. Ya su propia situación en LIBERTAD, sería a considerar…aceptó hace cinco meses un año de condena…y por lo visto, o los ha cumplido, ¡muy extraño!... o el remate de condena anda por los montones de autos judiciales en cualquier mesa de los eternamente atascados juzgados…

Un lector contesta que le saldrán a 100 millones por día, y que él y toda la humanidad se añadirían a delitos por ese estilo con condena incluida